Este sitio utiliza cookies para mejorar tu experiencia. Si continúas navegando, aceptas nuestra política y otorgas tu consentimiento a HDI SEGUROS para el uso de ellas. Para más información visita nuestro: Aviso de Privacidad

Prevención

Educación Financiera: ¿Qué son los riesgos y cómo prevenirlos?

Noviembre 9, 2023

Las amenazas y desafíos potenciales, conocidos como riesgos, están siempre presentes y son parte integral de nuestra vida diaria. Desde fenómenos naturales impredecibles, accidentes, hasta percances en el lugar de trabajo, los riesgos dan forma a nuestras decisiones y acciones.

De acuerdo con la Asociación Mexicana de Instituciones de Seguros (AMIS), “podemos entender el riesgo como la incertidumbre que nos importa porque afecta nuestro bienestar”. Tanto los usuarios como las empresas constantemente están expuestas a enfrentarlos, por lo cual, saber cómo evitar riesgos y estar preparados para poder mitigarlos marcan una gran diferencia.

¿Qué es considerado un riesgo?

Los riesgos, en esencia, significan amenazas o peligros potenciales que pueden resultar en daños financieros, físicos o reputacionales. Estos pueden manifestarse de varias maneras, algunas de las más comunes y significativas incluyen riesgos ambientales, laborales, comerciales y de transporte.

Los riesgos más usuales y caros: ¿cómo prevenirlos?

Ambientales

Los riesgos ambientales surgen de la imprevisibilidad de la naturaleza: los terremotos, las inundaciones o los huracanes pueden causar daños tremendos a las propiedades personales y comunitarias. Estos desafíos imprevistos nos recuerdan nuestras vulnerabilidades frente a las situaciones climáticas.

Laborales

Los riesgos laborales abarcan peligros potenciales en el ámbito profesional. Desde accidentes en el lugar de trabajo hasta enfermedades derivadas por desempeñar una profesión, estas amenazas tienen un impacto directo en el bienestar y la productividad de los empleados, afectando no sólo a los individuos sino también a las organizaciones en general.

Empresariales

En el ámbito de los negocios, los riesgos empresariales cobran gran importancia ya que pueden alterar la trayectoria de una empresa, influyendo en su rentabilidad y sostenibilidad. Estos suelen ser el resultado de la volatilidad del mercado, cambios regulatorios, una creciente competencia o bien, los costos derivados de renovaciones tecnológicas, reparación de equipos defectuosos y el mantenimiento de equipo y maquinaria en general.

Transporte

Por último, los riesgos de transporte se refieren a las potenciales amenazas que se pueden presentar durante el traslado de mercancías o personas. Estos pueden incluir accidentes vehiculares, daños a la mercancía, retrasos debido a problemas logísticos, robos, y factores climáticos adversos que afectan el tránsito. Estos riesgos no solo tienen implicaciones económicas, sino que también pueden afectar la integridad física de las personas y la reputación de las empresas involucradas en la cadena logística.

Seguros: la pieza clave en prevención de riesgos

Comprender los riesgos es el primer paso y diseñar estrategias para la prevención es, lógicamente, la siguiente progresión. Aquí es donde entra en juego el poder de los seguros.

Más allá de proporcionar un simple “colchón” financiero, fomentan un enfoque proactivo hacia la seguridad y la preparación. Por ejemplo, los propietarios de viviendas podrían inclinarse a considerar una construcción resistente y duradera durante la planeación de sus estrategias para evitar riesgos ambientales. De manera similar, las empresas, reconociendo la posibilidad de desafíos imprevistos, pueden ampliar sus carteras o canalizar recursos hacia la investigación, fortalecidas por la confianza que les otorgan sus pólizas de seguro.

Para los riesgos laborales, las medidas preventivas como simulacros de seguridad periódicos, equipo adecuado y el cumplimiento de las pautas se vuelven primordiales. Incentivadas por la necesidad de evitar riesgos laborales, las organizaciones tienden a priorizar la seguridad de los empleados, lo que conduce a un entorno de trabajo más saludable.

Para contrarrestar los peligros a los que se expone el transporte, es vital realizar una serie de acciones para evitar riesgos como garantizar el mantenimiento regular de la flota vehicular, la capacitación de los conductores y los protocolos de seguridad. El seguro de transporte integral puede ser un factor de motivación para que las empresas se adhieran a las mejores prácticas en logística y transporte.

Invirtiendo en seguridad

Tanto en la vida de las personas, como en los negocios, los riesgos no son más que eventos que pueden gestionarse con previsión y preparación. Los seguros surgen no sólo como una medida reactiva, sino como una herramienta proactiva de prevención que da forma a nuestras decisiones, asegurando que actuemos con precaución y confianza. En nuestra búsqueda por evitar riesgos, la combinación de conocimiento, estrategia y la protección que brindan los seguros son el mejor camino a seguir.

Fuentes: AMIS, SEGOB, Comisión Nacional de Seguros y Fianzas.

Reportar Accidente